Siembratón

Siembratón

Yo vivo en Bogotá, ciudad en la que nací y me crié rodeado de árboles, mucho naturaleza y lo que uno podría denominar bosques, humedales y parques. Esta dicha la vivo todos los días y es lo que me lleva a observar que de todos los árboles que tengo cerca mi,  no hay muchos que sean nativos y tampoco hay muchos de estos que en la medida que envejecen y caen sean remplazados. Lo que me lleva a escribir estas palabras con sentimiento de preocupación. Adicionalmente, de los árboles que mas cerca tengo de donde vivo, uno de ellos, es mío.

La calidad del aire es un tema que la política hace ver como una variables ajena y distante del ciudadano, pero creo que se puede ver de una manera mucho mas sencilla y cercana para los interesados. Si uno vive cerca de un parque o si donde uno vive existen arboles en la calle, en andenes, estos son nuestro principal aliado. Estos arboles tienen la capacidad de purificar el aire que respiramos y es esta cualidad la que nos debe permitir honrarles y respetarles toda la vida. Por ello, hay que entender que en la medida que un árbol mas años viva, mayor capacidad de limpiar el aire adquiere. Por lo cual, entre mas años viva un árbol mas útil puede ser para los seres humanos. Son estos árboles los que mas llamativos son para aquellos que trabajan la madera por su frondosidad y tamaño, pero es precisamente estos árboles los que mas hay que custodiar.

Es de recalcar que tenemos una de las tierras más abundantes, ricas y especiales que hay en este mundo. Sin embargo, es fácil olvidar que los bosques y las selvas sobre todo, que parecen estar tan lejanas de nosotros, son tan vitales en nuestras vidas. Porque me impacta cuando leo y constato que en el año 2018 se perdieron 5.25 % de bosques tropicales, en los países de América por nombrar una cifra. Cuando los países de occidente adquieren un 4.34 % de bosques nuevos en áreas verdes anualmente. Esta cifra por si sola no parece tan alarmante si no tenemos en cuenta el hecho que Colombia con estas cualidades, que tanto podríamos preservar y respetar, usamos los suelos para agricultura y ganadería, suelos cuya vocación y explotación nunca deberían ser la que se les esta dando. Por su riqueza en cuanto a biodiversidad pero además por su naturaleza única que no exige se le dé otro uso que el de reservas forestales.

No estoy diciendo que la agricultura deba restringirse ni mucho menos pero es muy claro el hecho que hay terrenos que deben respetarse, hay áreas que deben protegerse y hay mucha tierra en este país para dedicarse a la agricultura o ganadería sin tener impacto negativo sobre la tierra. Porque es hora que nos demos cuenta de lo que tenemos y porque hay que protegerlo tanto. Esta riqueza no es inagotable y debemos tomar conciencia para que nuestros hijos y las generaciones por venir puedan disfrutar de esta belleza de paraíso llamada Colombia.

Lo que me llevó a hacer la reflexión; si esperamos que todo lo que necesitamos se nos haga por la vía política o que los árboles se siembren solos estamos fregados. Así que la solución a corto plazo es sembrarlos nosotros mismos; ¡La Siembratón! Esto es, ciudadanos tomarnos un parque con nuestras propias manos y sembrar especies nativas en un día de reconciliación por la naturaleza y la preservación del medio ambiente!

La idea es simple, regístrate y el día determinado sembraremos nosotros mismos en un parque árboles que dentro de unos años nos brinden más aire limpio, sombra y belleza para empezar esta campaña de reforestación ciudadana.

¡Los espero!

Si quieres comprar ahora tu árbol para sembrar ese día haz clic en el siguiente botón de PauY: https://www.pierojardinero.com/producto/siembraton/

Más detalles de ese día en el evento en Facebook aquí

Hasta dentro de muy poco,

PieroJardinero

1 Comentario

Publicar un comentario